Escribe, escribe y luego, escribe otra vez.

escribir, carles godia, obra

El placer de escribir

Hace tiempo que empecé a escribir. Aunque solo haya publicado dos libros, hace tiempo que escribo, ya sea historietas, gags de humor u obras de teatro. Pero ha sido ahora, después de publicar mi segundo libro, que mucha gente me ha confesado su secreto mejor guardado.

Sigilosamente se acercaban a mí y entrecerrando los ojos, como desconfiando, confesaban que:

—Yo, a veces también escribo— o —yo también he escrito una historieta, un cuento o algo… ¡Pero no es muy bueno!

Siempre terminan así. Diciendo que no es bueno. Y yo me pregunto ¿qué sabrán ellos de si su escrito es bueno o no?

Estoy seguro que incluso los escritores Best Sellers, al finalizar su primer boceto, desconfían de él y hasta que su agente no lo lee, no se lo toman en serio. O sea, que es normal que no confíes en ti mismo.

Primer punto: Confía en ti mismo y da igual si es bueno o malo, publícalo!

Sea como fuere, es a base de escribir, que va saliendo tu estilo, tus argumentos toman forma y tu historia llega al final. Pero eso no te asegura que sea bueno. Una vez finalizado, si lo dejas reponer un tiempo y vuelves a leerlo seguro que cambias algo, seguro que lo mejoras, porque tu vida ha cambiado y tú has mejorado. Y si lo dejas un tiempo más, lo volverás a cambiar y al final un día ya no te gustará y se quedará en un cajón olvidado.

Hasta que un día, tu bisnieto, haciendo limpieza encuentre el manuscrito y decida leerlo, vea que es buenísimo y lo publique, y tu des del cielo lo mires con orgullo y rencor a la vez.

Segundo punto: Revisar sí, pero hasta un punto! Y luego publícalo!

Para lograr algo bueno tienes que hacer mucha “mierda”. Es como la metáfora de la flor de loto. La flor más preciosa que existe, tan solo crece en medio de la mierda. Por lo que para que consigas el éxito, crea “mierda”. Ya sé, que suena escatológico, pero he buscado más palabras (estiércol, caca, fiemo, …) y ninguna otra quedaba tan explícita.

Con ello vas mejorando, cada nuevo escrito ya no es tan malo, cada nueva construcción es mejor. Ya no tienes tanto miedo al fracaso, ya no esperas nada porque disfrutas con el proceso, con escribir.

Tercer punto: Escribe, escribe y luego escribe otra vez.

Para y analízate por un momento. ¿Por qué escribes? ¿Por qué te gusta escribir? Porque es tu manera de expresar tus emociones y hacer un vaciado mental, o para ser un best-seller y vivir del cuento (nunca mejor dicho). Si eres de los que sólo lo hacen para ganar dinero, ojalá que tengas mucha suerte. Pero si disfrutas escribiendo, ya has ganado. Ya que el placer de escribir es tu recompensa y si tienes suerte puede que hagas disfrutar a más gente.

Resumiendo: Publica lo que tengas!

Créate un blog, hazte una página de Facebook, ronda cuatro o cinco editoriales o entra en Amazon. Sea como fuere, haz que tus escritos no se queden en un Pendrive o en un cajón.

Por cierto, si estáis interesados en saber cómo he llegado a publicar por Amazon, pronto haré un mini tutorial ya que es fácil y rápido.

Pero te tienes que atrever! Venga, va! No tengas miedo! No sirve para nada el miedo.